SANTANDER-CARREÑO

¿CÓMO NACE NÁPOLES?

A Nápoles, o La Celeste, me integro el año 2014 a través de amigos, pero el equipo nace el 2002 de un grupo de ex alumnos del Colegio San Pedro Nolasco. Empezaron jugando ligas en San Carlos de Apoquindo y el Estadio Palestino para, a partir del 2010, integrarse a la liga de ex alumnos de ese colegio, que con el tiempo se fue abriendo a lo que es hoy, una de las ligas más competitivas de Santiago.

¿QUÉ TAN IMPORTANTE ES EL FÚTBOL PARA TI?

El fútbol, desde muy pequeño, ha sido parte íntegra de mi desarrollo. Siempre acompañé a mi papá y a mis hermanos mayores a jugar y ellos siempre me acompañaron a mí. Cada vez que puedo voy al estadio a ver a la U y tengo abono para los partidos de la Selección. El fin de semana trato de ver la mayor cantidad de partidos posibles. Además, juego otra liga los domingos y digo que sí a cualquier “pichanga” que salga. En resumen, soy un “cabeza de pelota”, algo que por suerte mi pareja entiende y apoya 100%.

¿QUÉ VALOR TIENE PARA TI EL ESFUERZO Y COMPROMISO EN EL FÚTBOL?

Además del compañerismo y trabajo en equipo, el esfuerzo y compromiso son fundamentales para realizar cualquier labor en la vida. En el fútbol es igual: sin compromiso es imposible conseguir algo, y toda actividad requiere que nos esforcemos al máximo para conseguir los objetivos que nos planteamos.

¿PARA QUÉ ESTÁ NÁPOLES ESTA TEMPORADA?

El año pasado llegamos a la final del Apertura y en el Clausura fuimos campeones de la Serie de Oro, por lo que este año nos ilusionamos con levantar la Copa de la Serie San Pedro por primera vez en la historia de esta linda institución. Creo que hemos madurado mucho como equipo y además hicimos buenas incorporaciones, que nos permiten tener recambio en todas las líneas, además de contar con uno de los mejores arqueros que se pueden ver en ligas amateur. Eso nos permite tener una línea defensiva muy consolidada, además de un medio campo equilibrado en defensa y ataque y la suerte de contar con muy buenos delanteros. Creo que este año, si todos ponemos lo máximo de cada uno, Nápoles puede celebrar más de un título.

¿TE ILUSIONAS CON GANAR EL MVP A MEJOR DEFENSA?

Evidentemente uno siempre quiere ganar premios individuales, yo lo doy todo en la cancha por mi equipo y si al final salgo bien evaluado, fantástico, pero prefiero mil veces que Nápoles avance y gane a salir mejor defensa y que no lleguemos a la final. Si se dan las dos cosas, mucho mejor, pero como dije antes, mi esfuerzo, compromiso y entrega es por lo colectivo más que por lo individual.

¿CÓMO TE RELACIONAS CON EL ESFUERZO Y LA DEDICACIÓN EN TU VIDA?

Son esenciales para poder alcanzar las metas que uno se proponga. Como te decía antes, si no ponemos todo nuestro esfuerzo en cualquiera sea el proyecto, va a ser muy difícil conseguir cosas. Trato de entregarme al 100% en lo que hago, ya sea en el trabajo, la familia o los amigos. Creo que siempre hay que dar el máximo de esfuerzo y dedicación en lo que uno haga, más allá del resultado.

¿ALGUNA VIRTUD TUYA QUE DESTAQUES EN LA VIDA?

Es raro hablar de uno mismo, pero creo que algo que me caracteriza mucho es la buena disposición para enfrentar las distintas dificultades que impone la vida. Siempre pienso positivo y trato de encontrar soluciones a los diferentes problemas. Además, siempre digo que una sonrisa puede hacer mucho más que mil palabras, por lo que también me preocupo de ser muy amable con la gente que me rodea, en cualquier circunstancia.

¿CUÁL ES TU MAYOR HABILIDAD AL PARARTE EN TU POSICIÓN?

Difícil pregunta, pero me parece que la mayor habilidad al jugar es la buena ubicación y lectura de las jugadas, tratando siempre de anticiparme al delantero en vez de esperar a que él venga a chocarme.

¿QUÉ CREES QUE ES LO QUE TE CARACTERIZA DENTRO DE NÁPOLES

El equipo es un grupo de amigos ya consolidado de hace muchos años y cada uno aporta al grupo de forma distinta. Creo que mi sentido del humor ayuda a que tengamos un ambiente grato y de mucha buena onda, además de que siempre trato de que estemos pensando positivo, criticando constructivamente y apoyando siempre al compañero que le toca “bailar con la fea”.